viernes, 8 de julio de 2011

Reproche de quejarse a su compañero




 Los Salafs detestaban quejarse a la gente



 Aunque hubiera en ello  un alivio, quejarse  sin embargo es un signo de debilidad y de bajeza.



 En cambio, ser paciente y abstenerse de  informar de estas desgracias es un signo de fuerza y ​​honor.



 Además, informar a la gente  de sus desgracias, es divulgar un secreto que Allah nos ha confiado.



 Y  quejándose, el hombre alegra a sus enemigos y hiere a sus amigos.




Sacado del libro  Meditaciones sobre la muerte de Ibn al jawzy
Imam Jamal Ad-Din Abu al-Faraj Ibnoul Jawzih

http://3ilm.char3i.over-blog.com/article-reprehension-de-se-plaindre-a-ses-semblables-55997983.html


Traducido  por Um Amina