miércoles, 6 de julio de 2011

Pregunta puesta al Shaikh Albani sobre el jabón hecho con grasa de cerdo




Pregunta planteada a Sheij al-Albani acerca del jabón fabricado con grasa de cerdo:

Así que no conviene diferenciar entre lo que se ha introducido en la carne de cerdo o la carne de ganado (no sacrificado legalmente) debido a que el primero es ilícito e impuro y el segundo es igualmente ilícito e impuro.

Así pues, parece, y Allah sabe más, que nosotros no nos fijamos en el principio de la fabricación del jabón cuando ellos introducen el cerdo que es ilícito, sino que nos fijamos en el resultado final, y como  hemos dicho muchas veces anteriormente, las obras sólo valen por su fin.

Damos un ejemplo citado por los juristas, recordando que éstos han divergido sobre el hadiz anterior:
 "Toda piel curtida es pura", esto incluye a las pieles ilícitas, especialmente la del perro.

Algunos lo han asimilado al carácter global del hadiz y otros lo han excluido, y los que han excluido al perro han excluido a la fuerza al cerdo.

Pero el hadiz es global y no es específico como facilidad para la Comunidad.

Volviendo a nuestro ejemplo digo: cuando los sabios dijeron que la transformación era purificadora, existe en el desierto diferentes elementos naturales como el viento, la lluvia, el sol que han transformado este cadáver en sal.

El que lo observa ahora ve que es sólo sal, él lo prueba y es sal, mientras que otros pueden saber que esto proviene de la tierra y ha sido transformado por los elementos en sal.

Y no hay ninguna diferencia, esta sal es lícita para ti y para él, a pesar de que él conoce el origen y tú no.

Vamos al último ejemplo, esta sal proviene de un cerdo muerto (no sacrificado), este es ilícito por dos razones, al principio era ilícito (mientras era un cerdo) luego murió (sin ser sacrificado), tinieblas sobre tinieblas.

Este cerdo ha sido transformado en sal, de sabor y de naturaleza...

Pero tú tienes que mirar el resultado, que es la sal lícita y pura, y no podemos contradecirte en esto, incluso si se conoce el origen de esta sal: un cerdo muerto.

Las acciones sólo valen por su fin,  siempre y cuando el resultado sea lícito y puro, es lo que se nos pide tomar en consideración.

Vemos este jabón y poco nos importa que le hayan introducido una impureza y lo hayan transformado por medio de un método químico en un jabón purificador y perfumado... Tenemos que mirar el resultado y no el inicio del proceso.

Silsila Al-Huda wa Nur, cassette 91
Audio

Tomado de: http://www.3ilmchar3i.net/article-25283400.html
Traducido del francés al castellano por Umm Amina