lunes, 19 de mayo de 2014

Lección a extraer de la historia de Adam




Ten cuidado de los pecados, ya que estos condujeron a (Adam) a la humillación después de (que Allah عز وجل le hubiera concedido la gloria según Su palabra):

Y cuando dijimos a los ángeles: ¡Postraos ante Adam! (Sura Al Baqara 34)

Y (los pecados) le sacaron de la morada (que Allah le concedió según Su palabra):

Dijimos: ¡Adam! Habita con tu pareja el Jardín y comed sin restricciones de lo que haya en él. 
(Sura Al Baqara 35)

Observa como este corto instante (cuando Adam comía la fruta) engendró una angustia abrumadora de mil años.
Adam no cesaba de escribir lineas de tristeza con la sangre del remordimiento, lineas que asumía con suspiros de arrepentimiento, hasta que le llegó la decisión (de Allah) según su palabra:
Luego Adam, recibió palabras inspiradas por Su Señor, que se volvió a él, es verdad que Él es el que se vuelve en favor de sus siervos, el Compasivo. (Sura Al Baqara 37)

Shaytán se alegró de que Adam saliera del Paraíso, pero él no realizó otra cosa que el descenso de un buceador a los abismos (a la búsqueda de) perlas, de hecho es una elevación (en mérito).

Medita sobre el abismo que existe entre Su Palabra referente a Adam:
Voy a poner en la tierra un representante Mío. (Sura al Baqara 30)

Y su Palabra acerca de (shaytán).
Vete de aquí, y quien de ellos te siga... Yahannam será vuestro pago; cumplida recompensa. (Sura el Viaje Noctorno 63)

Lo que le sucedió a Adam es el objetivo de su existencia. El Profeta صلى الله عليه وسلم‎ dijo: "Por Aquel que tiene mi alma en Su Mano, si vosotros no cometierais pecados, Allah os haría desaparecer y crearía gentes que cometieran pecados, ellos pedirían perdón a Allah y Él les perdonaría." (Muslim)

¡Oh Adam! No te inquietes de Mi Palabra sobre ti: "Vete de aquí" ya que fue para ti y para tu descendencia que creé el (Paraíso).

¡Oh Adam! Tú entrabas ante Mí como los reyes se invitan entre reyes. Y hoy en día tú entras ante Mí como entran los esclavos ante los reyes.

¡Oh Adam! No te inquietes por haber bebido de la copa del falso paso que te condujo a la clarividencia. Este (pecado) ha hecho salir de ti la enfermedad de la presunción y te ha hecho vestir el vestido de la servidumbre:
...Pero puede que os disguste algo que sea un bien para vosotros... (Sura al Baqara 216)

¡Oh Adam! Yo no concedí tu morada (el Paraíso) a otro, sino que únicamente te aparté para
terminarlo de poblar para ti y para que aquellos que obran Me envíen sus limosnas (bajo la forma de vigilias piadosas e invocaciones mencionadas en el versículo):
Levantan sus costados de los lechos para invocar a su Señor con temor y anhelo y dan de la provisión que le damos. (Sura la Postración 16)

¡Por Allah! Cuando Adam desobedeció a Allah, no le sirvió nada de ninguna utilidad: ni el honor que le hubimos dado pidiéndole a los ángeles que se postraran ante él:
Y cuando dijimos a los ángeles: ¡Postraos ante Adam! (Sura Al Baqara 34)

Ni la dignidad procedente de este versículo:
Y enseñó a Adam todos los nombres. (Sura al Baqara 31)

Ni el privilegio de este:
...quien he creado con Mis Manos? (Sura Sad 75)

Ni la dignidad de este otro:
...y le haya insuflado parte de Mi espíritu. (Sura al Hiyr 29)

Solo la humildad (frente a Allah) de este versículo le fue útil:
¡Señor nuestro! Hemos sido injustos con nosotros mismos y si no nos perdonas y no tienes misericordia de nosotros, estaremos entre los perdidos. (Sura Al-Araf 23)

Cuando Adam enfiló la coraza de la Unidad de Allah sobre el cuerpo de la gratitud, las flechas del enemigo no pudieron alcanzar los lugares fatales y estas solo consiguieron herirle. Colocó entonces la venda de la humildad sobre su herida y se curó, luego se levantó como si ningún mal le hubiera jamás alcanzado.



Kitab al Fawaid pág 64/67 (Les Méditations) Ibn Al-Qayyim
Traducido del francés al castellano por Umm Amina