martes, 19 de junio de 2012

Evocar sus buenas obras para reconfortarse



No hay nada de malo en que el moribundo evoque sus buenas obras para reconfortarse y tranquilizarse.



Abu Ishaq dijo:



"En su agonía, Abu Sufyan ibn al-Harith dijo a su esposa:

"No llores por mi ya que nunca me he manchado del menor  pecado desde que abrazé el Islam."



Ibrahim dijo que:



"Los Salaf recomendaban recordar al moribundo sus mejores obras para que tuviera la mejor opinión posible de Su Señor."



Ibrahim ibn Abu Bakr ibn Ayash contó que había llorado cerca de su padre agonizante, y este le dijo:



"¿Por qué lloras?

¿ Pensarías que Allah no va a contar los cuarenta años de mi vida dedicados a recitar el Corán entero cotidianamente? "



Estos versículos son propicios para aliviar la ansiedad que se siente en el momento de la muerte:


Todo Profeta ha fallecido

Así que todo ser sensato.

todos y cada uno tienen su hora de la muerte

  El sabio y el médico.

  Así que no tengas miedo de este camino.

  Que tomará todo ser humano.



Meditaciones sobre la muerte, Ibn Al Jawzy, Maktaba, p.64.65


El Imán Jamal ad-Din Abu al-Faraj Ibnoul Jawzih
Traducido del francés al castellano por Um Amina