martes, 18 de septiembre de 2012

La paciencia frente a la persecución de los incrédulos


El profeta salallaho2 ha sido perseguido de diferentes maneras y escogía el ser paciente, ya que fue perseguido con el fin de que dejase de cumplir lo que había escogido hacer, lo cual es más grande que la paciencia de Yûsuf la paz sobre él.

De hecho, se llamó a Yûsuf a la fornicación, fué castigado por la prisión porque se negó (a cometer pecado), así que fue la incredulidad que se le pidió al profeta salallaho2 y a sus compañeros, y como se negaron fueron castigados por la muerte y otras cosas más.

Y el menor castigo que sufrieron fue el encarcelamiento cuando los politeístas les hubieron confinado un tiempo en un valle fuera de la ciudad, y desde que Abû Tâlib falleció, las persecuciones aumentaron.

Cuando los politeístas de Quraysh supieron que los Ansârs de Medina habían jurado lealtad al Profeta salallaho2 , quisieron impedirle abandonar la Meca, mediante el bloqueo a él y a sus compañeros.

No se podía dejar la ciudad sino en secreto, salvo ' Umar ibn al Khattâb y los nobles como él que querían dejar sus hogares, pero a pesar de todo, impedían a algunos de ellos.

Los creyentes sufrieron estas persecuciones y estas pruebas porque escogieron obedecer a Allah y a Su Profeta de la misma manera que Yûsuf la paz sobre él escogió obedecer a Allah, prefiriendo la prisión al pecado.

Esto no era una prueba celestial que el siervo sufría de grado o por fuerza, como lo que le ocurrió a Yûsuf la paz sobre él cuando fué separado de su padre.

La paciencia voluntaria es la más noble y la más meritoria de las dos, aunque aquel que tiene paciencia frente a una prueba (contra la cual no puede hacer nada) será recompensado por su paciencia, su calma y verá sus pecados perdonados debido a las desgracias que le afectan.

En cuanto al que es perseguido porque escogió obedecer a Allah obtiene la misma recompensa y se le inscribe además una buena acción.


Allah dijo (traducción aproximada):

Eso es porque ellos no van a sufrir sed, fatiga o hambre en el camino de Allah ni van a dar ningún paso que irrite a los incrédulos, ni van a obtener ningún logro del enemigo sin que por ello no se les escriba una buena acción. Es cierto que Allah no deja que se pierda la recompensa de los que hacen el bien.(Sura At Tawbah aleya 120)

Al contrario del que sufre una prueba que no ha elegido, como la enfermedad, la muerte de un ser querido, el robo de sus bienes, es recompensado por su paciencia frente a esta prueba, no por la prueba en sí misma.

En efecto, la paciencia frente a las desgracias no hace sino borrar los pecados, mientras que somos recompensados por los actos voluntarios y sus consecuencias.

Los que son perseguidos por su fe, su obediencia a Allah y a Su Mensajero y que sufren por esto malestar, enfermedad, encarcelamiento, emigración forzada, pérdida de bienes y de seres queridos, golpes, insultos, pérdida de prestigio, están sobre la vía de los profetas y de aquellos que les siguieron como los Muhâjirîn.


Ésos son recompensados por las persecuciones que sufren y se les inscribe una buena acción, de la misma manera que el combatiente en la senda de Allah es recompensado por el hambre, la sed, la fatiga y la cólera de los incrédulos que él provoca.

Incluso si todo esto no es un acto que él cumple, sino que se deriva de una elección que hizo: la fe y la obediencia a Allah y a Su Mensajero salallaho2 .

Esto es lo que llamamos las consecuencias de los actos voluntarios.

Y los sabios han divergido acerca de ellos:

¿ Estas consecuencias deben ser atribuidas al autor de dichos actos, a Allah o bien no tienen ningún instigador?

La opinión más correcta es que estas consecuencias deben ser atribuidas al autor de los actos pero también a las demás causas.

Es la razón por la cual se le inscribe una buena acción.


(Fuente: extracto del libro las enfermedades del corazón y sus remedios de Ibn Taymiyah)

copiado de dawud69sahih.wordpress.com

Sheikh ul-Islam Taqiyud-din Ibn Taymiyyah
http://3ilm.char3i.over-blog.com/article-la-patience-face-aux-persecutions-des-mecreants-110191550.html

Traducido del francés al castellano por Um Usama al Isbaniya para http://www.islamentrehermanas.com