lunes, 9 de enero de 2012

El buen comportamiento hacia la madre


Existe una persona que no cesa de dedicarse y de sacrificarse. ¡Cuántas veces es afligida para que tú seas feliz! ¡Cuántas veces pasa hambre para que te sacies! ¡Cuántas veces ha llorado para que tú rieras! ¡Cuántas veces se quedó despierta para que tú durmieras! Cuántas veces soportó dificultades para que tú estuvieras tranquilo! Cuando eres feliz, ella también lo es, y cuando estás triste, ella también lo está. Cuando estás abrumado por la desgracia, su vida no son sino preocupaciones. Su deseo es que vivas feliz, contento, satisfecho y complacido de otros. Esta persona es una persona débil que da sin pedir nada a cambio, que se dedica, sin esperar gratitud. ¿Has oído hablar de alguien que te ama más que a sus bienes? ¡Pero no! ¿Puede ser que te ame más que a su vida? ¡Pero no! ¿Puede que más que a su propia persona? Sí, esta persona te ama más que a su propia persona, esta persona no es otra que la madre. En efecto, querido siervo musulmán, esta persona es tu madre.

Ibn 'Umar vio a un yemení dar vueltas alrededor de la casa (sagrada) llevando a su madre sobre su espalda. Este hombre dijo: "Soy para ella un camello manso, si otras monturas se cansan de tu peso, yo no me fatigo. Allah es mi Señor, lleno de majestad y es el más grande. La he cargado más de lo que ella me cargó a mi. ¿Crees tú, oh Ibnu Omar, que le he pagado el bién que ella me hizo (o que me ha dado)? "Él respondió:" No, ni siquiera el mínimo quejido (que le has hecho sufrir!) "

La bondad hacia tu madre también tiene como consecuencia la expiación de los grandes pecados. Imam Ahmad dijo, "ser bondadoso con los padres tiene por consecuencia la expiación y resulta, ver las puertas del cielo abiertas por invocaciones contestadas en su favor de sus débiles padres ancianos.

Así que temed a Allah en relación a vuestros padres, especialmente si han llegado a la vejez, si sus miembros se han debilitado y sus cabezas están cubiertas de cabellos blancos. Y sobre todo, si han llegado a una etapa en la que te miran como alguien que espera un bocado saciante de comida o un pequeño regalo gratificante.


Le preguntaron a Ibnu 'Abbas sobre un hombre que mató a su esposa. Se le preguntó: "¿cómo puede él arrepentirse? "Él respondió:" Si sus padres están vivos, que él sea bondadoso con ellos, mientras estén vivos, puede ser que Allah le perdone. "Él dio la misma respuesta para el arrepentimiento de aquel que ha estudiado la brujería.

¡Oh comunidad de creyentes, cuántas horas un musulmán ha prestado servicio a sus padres!
Por este gesto, Allah le perdonará sus pecados, sus faltas y le liberará de las preocupaciones y las tristezas. Cuantos hijos e hijas bondadosos dejan a sus padres habiéndoles saludado o después de haberles enviado amables palabras o después de haberles ofrecido un pequeño regalo.

A pesar del gran amor, el afecto y la efusión de ternura de los padres hacia sus hijos, observamos aquí y allá, muchos casos de desobediencia, de ingratitud, de sorprendentes maldades, de brutalidades aterradoras, de maltratos y malas relaciones. Este tipo de situaciones, que si una persona no tuviera conocimiento por otras, y no hubiera escuchado a otras personas de confianza, desmentiría todo severamente y nunca le hubiera llegado al alma que esto es muy verídico y real.

Exactamente, esto es un padre y una madre que fueron al centro de la policía de Moeur
, ¡ suplicándoles de salvarlos! ¿Salvarles de que ...? ... ¡ De su hijo! Este hijo les propina golpes a sus padres cada mañana y noche. No hay un día que pase, decía la madre, sin que le de un cachete, para luego emprenderla con el padre. Tristemente, estas historias tan infelices son numerosas.


Conclusión

El derecho de la madre sobre su hijo o hija es enorme y de gran importancia. No le llaman por su nombre, mas bién deben llamarla por los nombres de los que ella ama o su qunya (Umm tal y tal).
No te sientes antes que ella y no camines delante de ella. Dale la bienvenida con un rostro radiante, bésale la cabeza y la mano. Cuando tengas el impulso de hacer algo, hazlo bien, sin lastimarla.
Responde a su invitación cuando te invite sin probar el menor fastidio o la menor repugnancia.
Háblale con suavidad, aliméntala cuando tenga hambre y apresúrate a llevarle todas las cosas buenas que ella desee.
Dale lo que ella desee incluso antes de que te lo pida y averigua lo que le gusta para traérselo.
Sé para ella un sirviente obediente. Obedécela, siempre y cuando esto no induzca a pecado.
No la adelantes mientras come o bebe. Alégrala invocacando para ella la misericordia y el perdón durante la noche y en los extremos del día. No tengas en cuenta sus faltas y sus errores.
No hables de ella a nadie, con un tono de queja u ofensivo y no expreses a nadie lo que te entristece al respecto.
Hazle sentir bién y respétala. No te enorgullezcas frente a ella, porque estuviste en el interior de sus entrañas y entre sus manos.
Hazla feliz y ten un buen comportamiento con ella.
Por último, pídele que invoque a Allah por ti, porque las puertas del cielo se abren por este tipo de invocación.

Alabado sea Allah, la paz y las bendiciones sean con Su Profeta Muhammad, su familia y sus compañeros y a todos los que les siguieron de la mejor manera...



Poema para la madre

Tu madre, si tu supieras, ¡posee sobre ti un derecho eterno!

Todo lo que has hecho por ella es poco a cambio.

¡Cuántas noches se quejó por la carga del embarazo!

Su sufrimiento la hizo lamentarse y gritar de angustia.

No te puedes imaginar el dolor del parto, sufrir los atroces dolores que desgarran el corazón!


Ella te limpió con sus propias manos, esta madre cuyo seno te ofrece un reposo sereno.

Ella sacrificó todo por ti cuando te lamentabas, y en su seno una bebida pura, que te alimentaba.

Cuantas veces pasaba hambre por compasión y ternura te ofrecía su pan cotidiano durante tu juventud.

Tú le has perdido cuando por ignorancia has actuado mal, has encontrado bastante tiempo, pero cuan corta es la vida!

La miseria de aquel que tiene toda su razón y sigue sus caprichos,

¡cuyo corazón es ciego y sus ojos no le privan de ver!

Ten cuidado y anhela sus numerosas súplicas, porque sus invocaciones son más que necesarias...



Escrito por Mazine At-Touwijry
Prononciado en la jutba del Viernes por Sheikh Abdel Moun'im, alumno de cheikh Sâleh Al-Fawzân
Traducido por la asociación de sources de l’Islam
http://www.sourceislam.com/index.php/Le-comportement/le-bon-comportement-envers-la-mere.html
Extracto del libro El buen comportamiento hacia la madre
Traducido del francés al castellano pr Um Amina para el foro www.islamentrehermanas.com