jueves, 6 de febrero de 2014

Las reglas del Takfir, del Tabdi y del Tafsiq



Las reglas del Takfir, del Tabdi y del Tafsiq
Shei Al Albani


Pregunta:
Oh Sheij, hay reglas con las cuales una parte de la juventud actúan, una de ellas: "Quien no declare a un incrédulo como incrédulo, entonces este es incrédulo. Quien no declare a un innovador como innovador entonces es un innovador" y otra regla: "Quien no esté con nosotros entonces está contra nosotros".
¿Cuál es su opinión sobre estas reglas, oh Sheij?

Sheij Al Albani:
¿De dónde vienen estas reglas? ¿quién las ha ratificado? Esto me recuerda una fábula que se relata en mi país de origen, Albania, mi padre, rahimahullah, la contaba en algunas reuniones. En esta historia, él mencionó que un sabio visitó a uno de sus amigos en su casa, luego cuando se fue él declaró que su amigo era incrédulo. Se le preguntó el por qué.

En nuestro país, tenemos una costumbre, ellos glorifican, respetan o veneran a los sabios con ciertos usos y costumbres que difieren de un país a otro.
Una de estas costumbres, es que cuando un hombre de conocimiento entra en una casa, para visitar a alguien, se quita sus sandalias, al salir sus sandalias deben estar en la dirección a la salida para que el sabio no tenga que molestarse en girarlas, ya que encontrará sus sandalias listas para únicamente deslizar hacia adentro sus pies.
Así que cuando el sabio visitó a su amigo y luego se despidió, se dio cuanta que sus zapatos estaban justamente como los había dejado, a saber, el anfitrión no había respetado al Sheij y los había dejado justamente como estaban. Entonces, el sabio dijo que esto era de la incredulidad.

¿Por qué? Porque el anfitrión no respetó al sabio, y quien no respeta a un sabio no respeta el conocimiento y quien no respeta el conocimiento no respeta a quien ha aportado el conocimiento y quien aportó el conocimiento es Muhammad صلی اللہ علیہ وسلم , él prosiguió hasta Yiblil (el ángel Gabriel) عليه السلام y hasta el Señor del universo, y por lo tanto este anfitrión es un incrédulo.

Este tema, esta regla, ¡me recuerda a esta fábula! Esto no es del todo una condición que alguien que declara a una persona incrédula o establezca la prueba contra alguien, luego seguido a esto todas las personas deban estar con él en esta proclamación de Takfir, ya que esta (la situación de la persona) puede estar abierta a la interpretación y así otro sabio puede opinar que no está permitido declarar a esta persona incrédula y es lo mismo cuando se declara a alguien fasiq o innovador.
Esta realidad forma parte de las pruebas (fiten) de hoy en día, y de la precipitación de algunos jóvenes que pretenden falsamente tener conocimiento. Mientras el objetivo es que este seguimiento o esta orden es la que nunca corresponde. Es un asunto amplio, un sabio puede opinar algo como si fuera obligatorio y otro puede juzgar que no lo es.
Y los sabios del pasado y los actuales han discrepado para que el asunto de esfuerzo personal (iytihad) no obligue a los otros a adoptar la misma opinión y que los demás deban seguir su opinión.
Es solamente el muqalid que no tiene ningún conocimiento, el que debe seguir ciegamente. El sabio, que ve a otro declarar a un individuo incrédulo o fasiq o innovador, pero no está de acuerdo con su opinión, no le incumbe para nada seguir a este otro sabio.
Y esto es una calamidad que in sha Allah, ¿no sería propagada desde vuestro país a otros?
El que pregunta: Por Allah, oh Sheij, esto está presente en nuestro país, el tema de declarar a las personas innovadoras y declararlas incrédulas.



http://www.youtube.com/watch?v=OL-yF08wXJo
Traducido del francés al castellano por Umm Amina