lunes, 24 de octubre de 2011

El árbol de la adoración sincera


El año es un árbol cuyas ramas son los meses ,  cuyos días  son las ramas ,  cuyas
horas son las hojas , y cuyos instantes son los frutos. Aquellos que usan estos instantes en
la obediencia a Allah , los frutos de su árbol serán buenos. En cuanto a aquellos que los utilizan para desobedecerle , los frutos de su árbol serán amargos. La cosecha será el día de la resurrección.
Y ese momento es cuando podemos distinguir la fruta dulce de la fruta amarga.
La adoración sincera y el Tawhid es un árbol en el corazón. Las obras son sus ramas
cuyos frutos son una vida feliz en este mundo y delicias eternas en el Más Allá. Los
frutos del paraíso no son ni perecederos ni prohibidos , y es lo mismo para los frutos de la adoración sincera y del Tawhid  en este mundo .
El politeísmo, la mentira y la ostentación son un árbol en el corazón  , cuyos frutos en
este mundo son el miedo , la preocupación , la ansiedad , la opresión en el pecho y la oscuridad del corazón. En cuanto a los frutos del más allá, ellos se tratan del árbol de  Zaqqûm ( 23 )y el castigo perpetuo.
Allah ha mencionado estos dos árboles en la Sura Ibrahim.

23 : árbol que crece en el infierno


Kitâb Al-Fawâ’id
Par l’imam Ibn Al-Qayyim Al-Jawziyyah