domingo, 6 de octubre de 2013

Allah no ha concedido a sus siervos mayor bendición que la de saber que no hay deidad digna de adoración excepto Allah



Ibn Rajab, al comentar el testimonio de fe, la ilaha ila Allah, menciona de Sufyian ibn Ayniyah:

"Allah no ha concedido a Sus siervos mayor bendición  que la de saber que no hay ninguna deidad digna de adoración excepto Allah.

Para la gente del Paraíso estas palabras son similares a una lluvia fresca para una persona que vive en una tierra árida. Por ellas las balanzas del Paraíso y del Infierno están establecidas.

Es por esto que los mensajeros fueron enviados a la batalla.

Quien las pronuncie, sus bienes y su vida serán preservados, y quien las niegue se encontrará destruído.

Son la llave hacia el Paraíso, y la única llamada de todos los Mensajeros."

Ibn Rajab, Kalimat al-Ikhlas, p. 53.



Traducido del francés al castellano por Um Amina