lunes, 19 de marzo de 2012

Las condolencias y sus reglas



De Allah somos y a E


Las condolencias (en lengua árabe) se refiere a la piedad.


Es decir, la piedad que debe mostrar la persona, en caso de infortunio, haciendo prueba de paciencia de cara a ello.



Esto no debe ser hecho en las apariencias y sensaciones, mas bien en el recuerdo y la piedad sabiendo que no hay un mal que afecte, sin que ello sea decretado, y no hay un mal evitado sin que ello sea decretado [1].



El Sheij Ibn Baaz rahimahullah explicó que en términos de condolencias con respecto a la familia del difunto, no hay un día específico para ofrecerlo.



Esto se permite desde el momento en que la persona rinde su alma, antes de la oración fúnebre, o incluso después.



No hay un momento preciso para esta práctica, por el día o por la noche, ya sea en la casa, en la calle, en la mezquita, en el cementerio, o en otros lugares [2] .



Sheij Ibn Uzaymin rahimahullah dijo que no hay duda de que la condolencias por los difuntos familiares como por los demás, son de las cosas recomendadas y legisladas en el Islam.


Dicho esto, las reuniones hechas en una casa para las condolencias forman parte de las innovaciones.

Y si a esto se añade la comida en esta casa, esto se considera como lamentaciones sobre el muerto.



Ibn Uzaymin añade que estas condolencias deben darse en todas las circunstancias, y no como la gente hacen cogiendo sitio en las casas, abriendo la puerta (a la gente por esta circunstancia) y parecido a esto, todo esto forma parte de las innovaciones religiosas.



La gente no debería hacer eso, ya que esto no fue hecho en la época de los predecesores piadosos. [3]



Las condolencias hechas en la casa de la familia del difunto no tienen fundamento en la Sunnah.



Sin embargo, si la persona es un familiar, y teme que si no va allí , se cortará los lazos de parentesco, que vaya, no habrá nada de malo en esto, pero no deberá coger sitio en la casa.



Porque algunos predecesores piadosos consideranban esta práctica como lamentaciones sobre el muerto.



No deberían abrir sus hogares a esto [4].



Las condolencias se pueden dar a los musulmanes y a no musulmanes.



Y la reunión en la casa para esta ocasión es una innovación que no fue hecha en la época del Profeta sws , ni en la de sus compañeros.



Ellos cerraron la puerta, es decir, las puertas de sus difuntos a estas condolencias.



Es sólo cuando se encontraban en los mercados, o en la mezquita, cuando la gente presentaban sus condolencias.



No se conoce en la época de los compañeros que la gente se reunieran en casa de la familia del fallecido para ofrecer sus condolencias, si no era asistiendo (ayudarndo a la familia del fallecido) solamente para la comida en la casa.



Debido a que el acto de reunir a la gente para esta ocasión es considerado como lamentaciones sobre el muerto.



Y el lamento forma parte de los grandes pecados . [5]



Vale la pena ver sobre este asunto, la opinión de los predecesores piadosos citados por Ibn Qudama en al-Mughni[6].



Notas

[1] Madjmu fatawa de Sheikh Ibn' Uzaymin, 17/350

[2] Madjmu fatawas de Shaykh Ibn Baaz, 13/379

[3] Madjmu fatawas del Sheik Ibn' Uzaymin, 17/345

[4] Madjmu fatawas del Sheik Ibn Uzaymin, 17/342-343

[5] Madjmu fatawas del Sheik Ibn Uzaymin, 17/348-349

[6] Al-Mughni de Ibn Qudama, 3/485-487

copiado de manhajulhaqq.com
http://3ilm.char3i.over-blog.com/article-les-condoleances-et-ses-regles-68719952.html
Traducido del francés al castellano por Um Amina para www.islamentrehermanas.com