viernes, 2 de marzo de 2012

Una palabra sobre los Anashid islámicos✅



Sheij Nasiruddin Al-Albani  - rahimahullaah - escribió en su libro Tahrim  Lat-it-Tarb (la prohibición de instrumentos musicales), p. 181:

"Una palabra sobre los Anashid islámicos"
Sólo me queda por concluir que este libro será de utilidad - si Allah quiere - para decir una palabra sobre lo que llamamos Anashid  islámicos o "cantos religiosos", diciendo:

En el capítulo 7, pusimos de manifiesto las formas de poesía que estaban autorizadas para cantar y las que no estaban, como hemos demostrado que todos los instrumentos musicales están prohibidos excepto el Duff, para las mujeres, con motivo de festividades y bodas.

En este último capítulo, decimos que no es autorizado acercarse a Allah (o adorarle) sino de la manera que Él ha prescrito, por lo tanto, ¿cómo se puede acercar a Él de la manera que Él ha prohibido?

Es siguiendo esta regla que los sabios han prohibido el canto de los sufíes, y ellos desaprueban con más vigor aún a aquellos que los consideran como lícitos.

Si el lector tiene en cuenta este  principio sólido, verá claramente que no hay ninguna diferencia entre las razones de la prohibición de los cantos sufíes y las razones de la prohibición de los Anashid.

Pero, en realidad, se encuentran en sus Anashid otro defecto, que se cantan a la manera de los cantos prohibidos: se tocan según las reglas músicales árabes u occidentales que entretienen a la audiencia, haciéndolos bailar, y haciéndoles perder el control de sí mismos. Así que la meta aquí es la de cantar y divertirse y no la de cantar en sí.

Esto constituye una nueva infracción (para la Sharia), que es el hecho de querer parecerse a los incrédulos y a los libertinos.

Y después de esto, se produce otra infracción, que es asemejarse a ellos en su rechazo del Corán y el hecho de que ellos se apartaron, ellos entran así en el sentido general de la queja del Profeta sallalahu alaihi wasalam, a propósito de su pueblo (Quraish), como Allah dijo (traducción aproximada):

{Y el Profeta dijo: Señor, mi pueblo se apartó de este Corán... }.

Y recuerdo perfectamente cuando yo estaba en Damasco, dos años antes de mi exilio aquí (en Ammán), algunos jóvenes musulmanes comenzaron a cantar Anashid cuyas palabras eran sanas, con la intención de contrarrestar los cantos sufíes como los poemas de Bussayri (que contienen palabras de incredulidad) y otros, y  grabaron esto en cintas, y pasó poco tiempo hasta que comenzaron a acompañar sus cantos con el Duff !

Y al principio, no se escuchaban sino en bodas, de acuerdo con el principio de que el Duffn esta permitido en las bodas.

Luego, las cintas se extendieron y fueron copiadas, y comenzaron a escucharlas en muchos hogares, y la gente comenzaron a escucharlas día y noche, en fiestas y  fuera de las fiestas.

Y esto se convirtió en su entretenimiento y su hábito, y esto no sucedió sino por la fuerza de las pasiones y la ignorancia de la astucia de Satanás.

Estos cantos les apartaron y no les dieron más importancia al Corán y no lo escucharon más, por no mencionar el estudio, y se apartaron como se menciona en el versículo en el que Al- Hafid Ibn Kathir dijo en su Tafsir (3/317):

"Allah dice acerca de Su Profeta, sallallahu alaihi wa salam:

{Y el Profeta dijo: Señor, mi pueblo se apartó de este Corán...}"


ya que los politeístas no aceptaban el Corán y no lo escuchaban, como Allah dijo:

{Y los que no creen dicen: No hagáis caso de este Corán y distraeros en ... }";


y cuando un versículo se recitaba, ellos hacían más ruido y discutían, para que nadie escuchara, y este es uno de sus actos de rechazo (del Corán), y la falta de fe en él y el hecho de que ellos no creían  forma parte de su rechazo, y la falta de meditar y no tratar de entender forma parte de su rechazo, la falta de aplicación forma parte de su rechazo, el hecho de que no se abstengan de sus prohibiciones, y no apliquen sus órdenes forma parte de su rechazo, y el hecho de renunciar para (volverse hacia) la poesía,  las palabras, los cantos, los entretenimientos o las discusiones u otras formas, forma parte de su rechazo.

Le pido a Allah el Generoso, Aquel que otorga todas las cosas, Aquel que es capaz de lo que Él quiere, que nos aleje de todo lo que provoca Su ira, y que Él me utilize en lo que Le agrada, como el hecho de preservar y conservar Su libro y entenderlo, y aplicarlo, día y noche, como Él ama y Le agrada.

Él es ciertamente Generoso y es Quien  otorga. "

Sheij Muhammad Nasiruddin Al-Albani, rahimahullaah.
Ammán, 28/06/1415 ( 1995)

Allah es el mas Sabio, que la paz y las bendicione de Allah sean sobre nuestro Profeta, su familia y sus compañeros.

Artículo tomado de la página de las ediciones Anas <...
copiado salafs.com
Sheij Muhammad Nasir al-Din Al-Albany
Tomado de: http://3ilm.char3i.over-blog.com/article-31007986.html
Traducido al castellano por Umm Amina