martes, 5 de febrero de 2013

¿Puede el creyente tener transtornos psicológicos?






Pregunta:

¿Puede el creyente tener trastornos o enfermedades psicológicas?
¿Cómo debemos tratarle según la religión, a sabiendas de que la medicina moderna trata estos problemas unicamente con medicamentos modernos?


Respuesta:

No hay duda de que el ser humano puede ser el blanco de trastornos y de enfermedades psicológicas derivadas de la ansiedad sobre el futuro, o del arrepentimiento y remordimiento sobre el pasado.

Los trastornos psicológicos tienen una mayor influencia en el cuerpo que las enfermedades físicas y el tratamiento de estos trastornos se hace por medios autorizados: La Ruqya (1) es más eficaz que el tratamiento con fármacos químicos.

Uno de los tratamientos de estos trastornos o enfermedades ha sido relatado en el hadiz auténtico, según Ibn Masscud, que Allah esté complacido con él:

"Todo creyente afectado por la tristeza, la depresión o la pena que diga esta fórmula, Allah le aliviará"

"Oh Allah, yo soy Tu siervo, hijo de Tu siervo, hijo de un esclavo para Ti. Sin duda, Te soy sumiso, Tu decisión se toma y Tu juicio es justo, te pido por cada uno de los Nombres que Tu Te has dado, o que has revelado en Tu Libro, o que has enseñado a una de Tus criaturas, o que Te has reservado en Tu conocimiento secreto (Te pido) de hacer del Corán la primavera de mi corazón, la luz en mi vista, la causa que disipa mi tristeza y aleja mis preocupaciones y mis penas."(2)

Otro tratamiento que también puede decir la persona:

"¡No hay más divinidad aparte de Ti! Yo fui realmente de los injustos."

Aquel que desee más información puede consultar los libros escritos por los sabios en el campo de las invocaciones, tales como:

Like a Star @ heaven Al Wabil as Sayyib de Ibn ul-Qayyim
Like a Star @ heaven Al-Kalim ut-Tayyib del Sheik ul-Islam Ibn Taymiyya
Like a Star @ heaven Las invocaciones Al-Adhkár de An-Nawawi,
Like a Star @ heaven Así como Zad ul-Macad de Ibn ul-Qayyim.


Sin embargo, cuando la fe es débil, la gente acepta cada vez menos los tratamientos "islámicos".

Hoy en día, la gente confían más en los tratamientos con fármacos que en los tratamientos Islámicos.

Cuanto mas grande es la fe, más eficaces son los tratamientos islámicos.

Estos pueden incluso ser más eficaces que los fármacos.

Todo el mundo conoce la historia del hombre, enviado por el Profeta sws  con una delegación.

Este grupo fue a una tribu árabe, pero sus miembros no les ofrecieron hospitalidad.

Allah, el Todopoderoso quiso que el jefe de la tribu fuera mordido (por una serpiente).

Los miembros de su tribu se dijeron: "Vallan a ver a este grupo (los Compañeros) que vinieron a nosotros, tal vez podamos encontrar alguien que practique Ruqya. '

Los compañeros les respondieron: "Nosotros no haremos Ruqya a vuestro jefe a menos que vosotros nos den unos cuantos carneros. '

Ellos aceptaron, entonces uno de los compañeros le hizo Ruqya al jefe de la tribu sólo leyéndole la Fatiha, y el hombre que fue mordido se levantó como si hubiera sido liberado de una prisión.

Así que este es el efecto producido por la lectura de la Fatiha sobre este hombre, porque fue leída por un corazón lleno de fe.

El Profeta sws les dijo después de su regreso:

"¿Cómo supieron que la Fatiha es una Ruqya?"(3)

Pero hoy en día, la piedad y la fe de la gente se han debilitado.

La gente cree sólo en los fenómenos materiales visibles, pero en realidad, es una prueba para ellos.

Por otro lado, ha aparecido una categoría de charlatanes que se aprovechan de la angustia de la gente para arrebatarles el dinero, alegando que son piadosos lectores del Corán.

Sin embargo, son verdaderos estafadores.

La gente se han dividido entre dos extremos: los que dicen que la lectura [del Corán] no tiene ningún efecto, y los que se aprovechan de las personas con lecturas engañosas.

En fin hay otros que están en el término medio.


(1) Ruqya: exorcismo que se practica leyendo sobre el paciente versículos coránicos y súplicas extraídas de la Sunnah del Profeta, sws .
(2) Narrado por Ahmad (1/391, 452).
(3) Narrado por Al-Bujari, Capítulo del oficio (N º 2276) y Muslim, el capítulo de la Paz (2201).


Colección de cursos y fatwas de la Mezquita Sagrada de La Meca, vol. 3, páginas 385 y 386.

copiado de fatawaislam.com
Sheij Muhammad ibn Saalih ibn 'Uzeymin
http://3ilm.char3i.over-blog.com/article-29802938.html
Traducido del francés al castellano por Um Amina para www.islamentrehermanas.com