miércoles, 9 de septiembre de 2015

Mi marido no quiere trabajar, ¿debo trabajar yo?






¿Debo trabajar? ya que mi marido no quiere
Sheij Al Albani rahimahullah
Pregunta:
Una hermana americana, parece ser que ella me escribió una carta mientras yo estaba en Meca, en realidad escribió dos cartas. Ella dice que estuvo casada con un americano del que tuvo un hijo, luego se divorció del americano porque se convirtió al Islam y él se negó a convertirse
Sheij Al Albani: Bien
Interlocutor: Después de esto, ella se casó con un joven palestino. Dice que pensaba que este hombre musulmán y joven parecía ser piadoso y todo. Poco después de casarse, a él le pareció que era ella la que debía tener un empleo, y se quedó en la casa sin trabajar ni nada de nada.
Ella le dijo que por qué no buscaba un trabajo, etc. Ella sale a las seis de la mañana y regresa a su casa a las cinco de la tarde, luego se ocupa también de su hijo y cocina para ella y para él mientras que su marido se queda sentado en la casa. Él se entretiene con la televisión desde la mañana hasta la noche
Sheij: Allahu akbar
Interlocutor: Y ella dice que durante el Ramadán, "le excusé (me decía) que estaba fatigado y así sucesivamente, que él no quería trabajar". Pero ella decía "yo bien que trabajo durante el Ramadán", y así trataba de convencerlo. Su padre y su madre, por supuesto, son cristianos: ellos le (al marido) ofrecieron un trabajo diciéndole: "ven a trabajar con nosotros". Ellos tienen un comercio de venta de flores, no hay nada en el interior que se prohíba. No hay sino flores.
Sheij: Magnífico
Interlocutor: El se negó. Ellos están preocupados por su hija, quieren emplearle aunque no lo necesitan. Pero ellos se preocupan por su hija, eso le haría salir de la casa. Y ella, pide prestado dinero a sus padres ya que su salario no es suficiente para pagar las facturas.
Sheij: Allahu akbar
Interlocutor: Y él permanece sentado de esa manera. Ahora, él le ha dicho que quiere estudiar y ella se ha quedado embarazada de él. Él le ha dicho que es obligatorio que aborte ya que el niño no ha alcanzado aún los cuatro meses en su útero.
Sheij: ¿Qué es lo que le ha dicho?
Interlocutor: Que él quiere estudiar y no desea que ella esté embarazada, ya que si está embarazada, y Allah es Quien sabe, eso significaría que ella no podrá trabajar más, y él no quiere trabajar ya que desea estudiar.
Sheij: ¿Qué es lo que él le ha dicho, profesor Mahmud?
Interlocutor:
Sheij: ¿Qué es lo que él le ha dicho? ¿no he entendido?
Interlocutor: Él quiere que ella se deshaga del niño, que aborte el feto ya que ella está embarazada de tres meses. Entonces él le ha dicho que mientras no haya alcanzado los 4 meses, no hay prohibición para abortar.
Sheij: ¡Qué Allah le guíe, qué Allah le guíe! ¿y luego?
Interlocutor: Ella dice que si puede abortar
Sheij: ¡No, déjala que se divorcie de él!
Interlocutor: Allahu akbar
Sheij: Sí, déjala que pida el Khul.
Interlocutor: Oh Sheij es lo que yo quería decirle, pero tenía miedo porque el hombre del que hablamos nos ha insultado, y forma parte de los hermanos musulmanes. Pero, yo me dije entonces que tenía que resolverlo pero tenía miedo de mis emociones, de que estas intervinieran en el asunto.
Me dije que no hablaría en este asunto hasta consultar al Sheij. Por eso le dije que le escribiría in sha Allah.
Sheij: Tómalo de mí y no te inquietes más. Este ser humano no es apto para ser pareja de una mujer como esta, musulmana que trabaja en lugar de ser él quien trabaje para ella dejándola en su casa.




Fuente en francés: https://www.youtube.com/watch?v=iqTQLvGF4F0
Traducido del francés alcastellano por Umm Amina