sábado, 7 de septiembre de 2013

La longitud del jilbab - Sheikh al Albani



La Longitud del jilbab
 Sheij Al Albani

Sheij: Naam
Interlocutora: As salamu alaykum wa rahmatullah 
Sheij: Walaykum as salam wa rahmatullahi wa baarakatuh
Interlocutora: ¿Cómo está?
Sheij: Al Hamdulillah
Interlocutora: Al Hamdulillah, ¿puedo hacerle una pregunta?
Sheij: Adelante
Interlocutora: ¿Es una condición para el  jilbab de la mujer que  tenga que arrastrar un palmo o la longitud de un codo (ante brazo)?
Sheij Al Albani: Esta condición es si las ropas de la mujer fueran como las ropas de las mujeres del pasado, porque las mujeres de antaño tenían la costumbre de llevar un solo kamis (vestido largo) es decir como دشداشة "thawb"
En el sentido de que ellas no llevaban sirwal, ni calcetines, ni nada que pudiera cubrir las tibias de la mujer ni sus pies, salvo este largo kamis que solía arrastrar por el suelo, lo que se conoce generalmente por Abaya.
Hoy en día si una mujer lleva calcetines o puede que un sirwal largo, aunque esto no sea común, entonces es suficiente que el jilbab cubra la parte superior de sus pies. No es necesario que arrastre por el suelo.
Excepto en la situación en que la mujer no pueda encontrar en sus ropas, cosas similares a un sirwal, calcetines o cosas así.
Ya que sin duda, el Mensajero عليه السلام  les ordenó alargar sus vestidos por temor a que fuera descubierto algo del "awra" de la mujer, o su pie o su tibia. 
Así que si está cubierto con ropas o calcetines y encima de estos se encuentra el jilbab largo entonces no es necesario en esta situación que el dobladillo (del vestido) arrastre por el suelo.
Interlocutora: ¡Qué Allah le recompense con el bien!
Sheij: Que Allah te preserve.
Interlocutora: Entonces lo que se comprende de su declaración, ¿es que no hay problema si los zapatos se descubren o que una parte de los calcetines se muestren?
Sheij: No, yo le he dicho que el jilbab debe cubrir la parte superior de los pies. Después, tú has mencionado los zapatos, la condición para los zapatos, es que estos no deben tener adornos, porque los zapatos de la mayoría de las mujeres tienen adornos. 
Interlocutora: In shaa Allah, pero los míos no tienen adornos.
Sheij: Yo no hablo de tu caso en particular, hablo de forma general, de la mayoría de las mujeres.
Interlocutora: ¡Que Allah le recompense con el bien!
Sheij: ¡Que Allah te preserve!


Y traducido del francés al castellano por Umm Amina