viernes, 6 de marzo de 2015

A la mujer con la menstruación se le permite leer y tocar el Qur'an-







Sheij Al Albani rahimahullah

Pregunta: En cuanto a la recitación del Qur'an, la mujer que tiene su menstruación, loquios o el hombre en estado de impureza mayor recitan a veces el Qur'an tocándolo. ¿No hay nada de malo en eso in shaa Allah?

Respuesta: Para las mujeres en estado de loquios o de menstruación, no hay ningún mal, ya que en la legislación su caso no es como el de aquel (o aquella) que está en estado de impureza mayor, ya que este último, si quiere recitar o tocar el Qur'an, primero él puede purificarse y en segundo lugar eso es mejor para él y más meritorio. En cuanto a la mujer en estado de menstruación o de loquios, ella no puede purificarse, y el que quiera aconsejarla no tiene más remedio que decirle: "Deja de recitar el Qur'an", ya sea de memoria o tocando el Qur'an, especialmente la mujer en estado de loquios y más aún aquella cuyo periodo dura más de cuarenta días (después del parto). Pero esto sería la causa de la ruptura de su relación entre ella y su Señor a través de la lectura del Libro de Allah. O le impide mantener este vínculo, o le dice: "como tú no te puedes purificar, recita (y toca) el Qur'an", y eso es lo que nosotros decimos. ¿Por qué?

En primer lugar, porque no hay evidencia que prohíba a aquel que está en estado impureza mayor, hombre o mujer, tocar o recitar el Qur'an. La base es que las cosas están permitidas y es una regla conocida en los fundamentos de Fiqh.
En segundo lugar, encontramos ahadiz que confirman esta regla. Como se dice: "luz sobre luz", pero incluso si no hubieran estos ahadiz, la regla sería suficiente, ya que toda regla religiosa, si es realmente una regla religiosa, reposa sobre pruebas religiosas, y no sólo sobre la razón o las pasiones. Así que si no encontramos en la legislación una prueba que venga a prohibir algo, nosotros volvemos por esta cosa a la regla de base. Entre estas reglas, por ejemplo: La base para las cosas (de este mundo) es que están permitidas y son puras. Por ejemplo, estas grabadoras, hay blancas, negras, de plástico... ¿esto es puro? Sí, decimos que es puro como ha dicho nuestro hermano, y si alguien nos pregunta por nuestra prueba para las miles de cosas que la gente usa en la tierra, nosotros no podemos dar una prueba para cada cosa, pero nuestra prueba es la regla: la base para las cosas es estas son puras. Otro ejemplo: El mango, ¿es lícito o ilícito?

Interrogador: Lícito

Sheij: Danos una prueba textual que diga que el Profeta (sallallahu alaihi wasalam) haya dicho que el mango fuera lícito... Existen reglas: la base para las cosas es que están permitidas. Volviendo a nuestro tema de conversación: la base es que el hombre en estado de impureza mayor, la mujer en estado de menstruación o de loquios pueden leer el Libro de Allah, y más todavía, ¡es mejor para ellos! Si alguien viene y dice: "No, esto no está permitido", nosotros decimos "Aportad vuestra prueba, si sois verídicos." Y mientras no haya pruebas, nos mantenemos en la regla de base. Entre estas reglas: la base es liberar su conciencia (Bara'ah ad dhimmah) ¿qué significa esto? Digo que he prestado a alguien 100 dinares, la legislación me dice: aporta una prueba, si no la base sería que en su conciencia (él no debe nada), y esto es una regla muy importante.

De ahí también procede la regla: la base para las cosas es que están permitidas, y sobre nuestra pregunta tenemos pruebas que confirman esta regla de base sobre este preciso tema. Por ejemplo, cuando el Profeta (sallallahu alaihi wasalam) completó su peregrinación del adiós, y llegaron a un lugar llamado Sarif en los alrededores de La Meca, ya que iban a lomos de animales, ellos instalaron un campamento y El Profeta (sallallahu alaihi wasalam) entró en la tienda de 'Aishah y la encontró llorando. Él dijo: "¿Qué tienes, O 'Aishah? ¿tienes tu menstruación?" Ella dijo: "Sí, Mensajero de Allah." Él dijo: "Eso es algo que Allah ha impuesto a las hijas de Adam. Haz todo lo que (normalmente) hace el peregrino, excepto dar vueltas (alrededor de la Kaaba) y rezar."
¿Él peregrino entra en la Mezquita Sagrada? Sí, él entra. ¿Y él le prohibió entrar en la Mezquita Sagrada? No, sólo dar vueltas alrededor de la Kaaba, por eso él le dijo: "Haz todo lo que (normalmente) hace el peregrino, excepto dar vueltas (alrededor de la Kaaba)."
Por lo tanto, la mujer en estado de menstruación puede entrar en la Mezquita Sagrada, y con más razón en otras mezquitas, es una analogía por orden de prioridad. ¿El peregrino no lee el Qur'an? Sí, él lee el Qur'an, por lo tanto se le permite (a la mujer en estado de menstruación) leer el Qur'an. 
Todo esto lo prueba este hadiz, y la regla de base, es la permisión, así que está permitido a la mujer en estado de menstruación o loquios leer el Qur'an, y cuando ella se purifique, si se lava y hace sus abluciones para leer es mejor para ella. »


Traducido del francés al castellano por Umm Amina
Fuente en castellano: http://alhamdulillahialalislamwasunnah.blogspot.com/2015/03/a-la-mujer-con-la-menstruacion-se-le.html