viernes, 19 de agosto de 2011

Los ángeles que recogen el alma✅



El Ángel de la Muerte


{Di: El ángel de la muerte, que está encargado de vosotros, os tomará, luego volveréis a vuestro Señor"}
(32/11)


Sus segundos

{y cuando a uno de vosotros le llega la muerte, nuestros emisarios se lo llevan sin ser negligentes. .}
(6 / 61)

El Profeta (صلى الله عليه و سلم) dijo: "En el momento en el que un siervo musulmán está a punto de dejar este mundo para entrar en el más alla,

Los Ángeles con caras blancas como el sol en un día de verano, descienden con un sudario y bálsamos del Paraíso.

Se instalan en su cabecera, esperando la llegada del Ángel de la Muerte. Cuando él llega, se pone cerca de la cabeza del agonizante y  dice: "¡Oh alma pura, sale para alcanzar el perdón y la bendición de Allah".

En el momento de la muerte, los ángeles se vuelven al creyente para anunciarle su acceso al Paraíso."




El alma será retirada  suavemente al creyente y violentamente al incrédulo


Allah dice: {Realmente los que hayan dicho: Mi Señor es Allah y hayan sido rectos, los ángeles descenderán a ellos: No temáis ni os entristezcáis y alegraos con la buena nueva del Jardín que se os había prometido. .} (41/30)

{¡Por los que arrancan violentamente !¡Por los que toman con suavidad ! } (79/1-2)

{Aquellos a los que se lleven los ángeles y hayan sido injustos consigo mismos. Ofrecerán la rendición: "No hacíamos ningún mal".Por el contrario Allah conoce lo que hacéis".} (16/28)

{Aquellos a los que se lleven los ángeles en estado de bondad...(Los ángeles) les dirán: Paz con vosotros: Entrad en el Jardín por vuestras obras,}
(16/32)



Al-Bara Ibn Azib (رضي الله عنه) dijo: "Salimos con el Mensajero de Allah (صلى الله عليه و سلم) para acompañar los restos mortales de un hombre de los Ansar a su lugar de descanso final.

Llegamos a la tumba antes de que estubiera completamente excavada  y nos quedamos con el Mensajero (صلى الله عليه و سلم) alrededor de la tumba, con un  silencio tal,  que parecía que los pájaros se posaban sobre nuestras cabezas.

En ese momento, el Profeta sostenía un palo y arañaba el suelo con él.

Luego levantó su cabeza y dijo: "Implorad la protección de Allah contra el tormento de la tumba" (él lo dijo  dos o tres veces  )


Luego continuó: "Cuando un siervo fiel deja este mundo por la otra vida, le vienen del cielo ángeles blancos con las caras  tan brillantes como el sol.

Se pondrán a la vista de un ojo de él y estarán equipados con sudarios y perfumes del paraíso.

Entonces el ángel de la muerte vendrá y se sentará cerca de su cabeza y le dirá: ¡Oh alma buena! Sale a disfrutar del perdón y de la misericordia divina.

Saldrá fácilmente como una gota de agua que se escapa de la boca de un recipiente.

Cuando el ángel de la muerte acoja el alma, los otros ángeles lo agarrarán de inmediato y lo meterán en el sudario y le bañarán en el perfume y  recibirá el mejor olor de almizcle sobre la tierra.

Los ángeles ascenderán portando esta alma, y ​​cada vez que pasen por un grupo de ángeles, dirán, "¿quién es esta alma buena?"


- Responderán: Este es tal hijo de tal empleando los mejores nombres que el fallecido tenía en la vida de este mundo. Llegará al cielo más bajo, donde se solicitará  la apertura que se obtendrá en cuanto sea solicitado.

Al nivel de cada cielo el alma será acojida por los mejores y acompañada hasta el cielo siguiente, y así hasta  su llegada al séptimo cielo.

Entonces Allah le dirá: "Poned el libro de mi siervo en la más alta esfera del séptimo cielo.  Luego llevadlo de vuelta a la tierra porque es a partir de ella que he creado a mis siervos y es a ella donde los devolveré y es a partir de ella que Yo los  resucitaré . Y entonces, su alma será devuelta a su cuerpo."

(Abu Dawud N º 4753, Ahmad N º 18063 , declarado auténtico por al-Albani en Sahih al-Djami N º 1676)


La persona sobre la cuál  discutirán  los ángeles de la misericordia y los del castigo

Según Abu Sa'id Al Khudri (رضي الله عنه), el Mensajero de Allah (صلى الله عليه و سلم) dijo: "Entre aquellos que vivían antes de vosotros había un hombre que había matado a noventa y nueve personas. Él preguntó cuál era el sabio más grande de la tierra.

Le nombraron a un monje. Se dirigió a él y le dijo que había matado a noventa y nueve personas y s
i le quedaba alguna posibilidad de arrepentirse"


El monje dijo de inmediato "No".


 Lo mató al instante y completó en cien el número de sus víctimas. Luego  preguntó cuál era el hombre más sabio de la tierra.

Le designaron a uno. Él le dijo: "He matado a un centenar de personas.

¿Todavía tengo alguna posibilidad de arrepentirme? "


Él le dijo: "Sí, y  esto es lo que supone tu regreso a Allah. Ve a tal país . Allí vive gente que no hacen sino adorar a Allah exaltado sea.¡Adora  a Allah con ellos y no vuelvas más a tu país porque es una tierra de maldad."


Se puso en marcha y cuando llegó a la mitad del camino le sorprendió la muerte.

Los Ángeles de la Misericordia (aquellos que acogen a los moribundos del agrado de Allah) discutieron al respecto con los ángeles del tormento.


Los ángeles de la misericordia, dijeron: "Él vino lleno de arrepentimiento  deseando con todo su corazón volver hacia Allah."


Los ángeles del tormento, dijeron: "Nunca hizo un bién en su vida."


Entonces un ángel vino a ellos bajo una apariencia humana. Lo tomaron como árbitro. Él les dijo: "Midan la distancia que separa  la tierra del mal y  la que le separa de la tierra del bién. Destínenle entonces a la que está más cerca".


Ellos midieron  y  encontraron que estaba más próximo de la tierra a la que  quería unirse y fueron los ángeles de la misericordia, que le retiraron su alma. "
(Al-Bujari, Muslim)

En otra versión: "La ciudad virtuosa estaba más cerca de una sola palmera y por eso él fue contado de sus habitantes".


En una tercera versión: "Allah, exaltado sea inspiró a la tierra  del mal alejarse y a la del bién aproximarse.

Luego dijo: "Medir la distancia que les separa." Ellos encontraron que estaba más cerca de una palmera de la ciudad del bién. Por tanto fue absuelto de sus pecados ".




Tomado de: http://alhaaq.over-blog.net/article-935547.html
Traducido al castellano por Um Amina