viernes, 18 de abril de 2014

El temor de Allah de nuestros grandes sabios



Muhammah Al Jmih, gran hombre de negocios en la automoción, contó que un hombre necesitado vino a visitar sus numerosos garajes de vehículos para pedir "que le vendieran un vehículo a través del pago a plazos según sus medios".
Cada vez que los empleados le informaban de las condiciones de las mensualidades, el hombre preguntaba si él podía ser exento ya que estas no estaban a su alcance. A lo que los empleados respondían que ellos no eran sino trabajadores y que sólo el propietario era quien tomaba las decisiones.
Así que ellos le indicaron la mezquita donde el propietario se encontraba dándole su descripción para que él pudiera reconocerlo.

Al Jmih contó:

"El hombre entró después de la oración del Dhohr. Él comenzó a besarme la cabeza y las mejillas mientras me contaba su historia suplicándome que le eximiera de las condiciones de la venta por mensualidades.
Cosa a la que al principio me negué pero después de tanta insistencia de su parte, le puse como condición que presentara un aval (firma al pie de un escrito por la que una persona responde de otra). Él me respondió que no conocía a nadie, entonces le contesté que no podía hacer nada por él".

Este hombre no encontró a nadie que se le ofreciera como aval, entonces fue a Sheij Ibn Baz que Allah tenga misericordia de él.

Él visitó al Sheij y le saludó:
- "As salamu alaykum Ya Sheij"
- "Wa Alaykum As salam" contestó el Sheij

El hombre dijo: "Yo soy uno de sus hijos... " Luego le contó su historia al Sheij y le pidió si podía ser su aval, ya que no conocía a nadie.
El sheij respondió: "Yo no te conozco hijo mío"
El hombre dijo: "Yo tampoco le conozco Sheij pero he escuchado hablar de usted"
El Sheij se negó explicándole que él no podía presentarse como aval de una persona que le era desconocida.

Ante esta negación, el hombre se levantó y le dijo al Sheij: "Por Allah el Día del Juicio me pondré ante Allah y le diré, yo necesité a Ibn Baz y él me rehusó".

Sheij Ibn Baz se puso a implorar el perdón de ALLAH diciendo:
"Redactad una nota en la que diga que yo me ofrezco como aval para él"
En esta nota ponía:
كتب من عبدالعزيز بن عبدالله بن باز إلى حضرة الأخ المكرم الشيخ محمد عبدالله الجميح , جاءنا فلان بن فلان ونحن لا نعرفه لكنه ألح علينا فوافقت على أن أكفله أنا شخصيا إذا لم يسدد سددت عنه

"De Abdel Aziz Ibn Abdallah Ibn Baz al honorable hermano Muhammad Abdallah al Jmih.
Fulano hijo de fulano vino a verme mientras yo no le conozco, e insistió para que yacepte presentarme como su aval.
Así que yo acepto y si no paga yo pagaré en su lugar."

Muhammad Jmih continuó diciendo:
Cuando el hombre vino a verme le dije:
" حسبي الله عليك (HasbiyAllah alayk). ¿No encontraste a nadie excepto a Sheij Ibn Baz?
Ya que fuiste a pedir al Sheij que se ofreciera como tu aval, escoge el vehículo que desees y tómalo como regalo, por el rostro de Allah y para honrar a Sheij Ibn Baz."



En la revista Insan nº 25 entrevista titulada "las cartas e intersecciones de sheij Ibn Baz no pueden ser rechazadas" Muhammad al Jmih.
http://www.cherchonslehaqq.fr/savants/je-me-mettrai-devant-allah-et-lui-dirait-javais-besoin-de-sheikh-ibn-baz-et-il-ma-congedie/
Traducido del francés al castellano por Umm Amina