lunes, 9 de mayo de 2011

Vestimenta de la mujer ante los parientes del esposo

 

Vestimenta de la mujer ante los parientes del esposo

Pregunta:
¿Puede la mujer, según la jurisprudencia islámica, dejar de vestir el Hiyáb ante parientes y primos de su esposo? Y ¿Puede el hijo dormir con su madre o su hermana una vez que ha alcanzado la pubertad?

Respuesta:
Primero: Hermanos y primos del esposo no son Mahram para la esposa, por consiguiente debe vestir el Hiyáb en presencia de éstos, aunque sean personas virtuosas y de confianza. Allah especificó aquellas personas ante las cuales la mujer puede quitarse el Hiyáb.

Consta en El Corán: “Y di a las creyentes que bajen sus miradas y guarden sus pudendas, y no muestren más adornos que los que están a la vista, que cubran sus pechos con sus velos, y no muestren sus adornos sino a sus maridos, o a sus padres, o los padres de sus maridos, o a los hijos, oa los hijos de sus maridos, o a sus hermanos, o a los hijos de sus hermanos, o a los hijos de sus hermanas, o a sus mujeres, o a sus esclavas, a sus sirvientes inocentes, o a los niños que no distinguen las pudendas de las mujeres.” (An Núr, 24:31)
Como se menciona en el versículo, no se autoriza a los hermanos, primos y sobrinos del esposo que vean a la esposa, sin que ella vista su Hiyáb. Allah no hace diferencias entre el pariente virtuoso y el que no lo es, porque el objetivo es prevenir posibles desviaciones en las relaciones.
Se relata en un Hadiz auténtico (Sahíh) que el Profeta Muhammad al ser consultado sobre los cuñados, dijo: "Los cuñados son un camino a la muerte." Es decir, que existe un riesgo aún mayor debido a la confianza existente.El musulmán debe prestar la atención a los reglamentos de su religión y proteger su honor.
Segundo: Los hijos, al alcanzar la pubertad o los diez años de edad, no deben dormir junto a su madre o su hermana en la misma cama. El Mensajero Muhammad ordenó la separación de los lechos. Tal como consta en El Hadiz, donde El Profeta dijo: "Ordenad a vuestros hijos que recen a partir de los siete años, escarmentadles a los diez si no observan la oración, y separad sus lechos." (Hadiz transmitido por Abú Dáüd y Ahmad. Al-Albání consideró su cadena aceptable)
También se ordena a los jóvenes, antes de alcanzar la pubertad, que soliciten permiso antes de entrar en casas o habitaciones, especialmente durante los tres momentos diarios en los cuales las personas suelen vestir ropas ligeras. Allah dice en el Corán: “¡Oh, creyentes! Que os pidan permiso en tres momentos, vuestros siervos y los impúberes: antes de la oración del alba, cuando os quitáis la ropa al mediodía, y después de la oración de la noche; tres momentos de intimidad. No habrá culpa sobre vosotros ni sobre ellos, después de esos momentos; ya que vais y venís unos a otros. Allah os aclara así Sus aleyas; y Allah es Omnisciente, Sabio.” (An Núr, 24:58)
En cuanto a los hijos que alcanzaron la pubertad, les ordenó que solicitaran permiso siempre que quisieran entrar a una casa o una habitación, en cualquier momento del día. Allah dijo: “Y cuando vuestros niños alcancen la pubertad, deberán pedir permiso, como lo hacían quienes les precedieron. Así os aclara Allah Sus aleyas; y Allah es omnisciente, Sabio. (An Núr, 24:59)
Todas estas medidas tienen el fin de evitar posibles desviaciones, prevenir e imposibilitar tentaciones incorrectas. Si el hijo tiene menos de diez años de edad, entonces sí puede dormir junto a su madre o hermana. En caso de necesidad, está permitido que hermanos ya púberes duerman en una misma habitación, haciéndolo cada uno en una cama separada. Que Allah dé Paz y bendiciones a nuestro Profeta Muhammad, a su familia y compañeros.

El Comité Permanente de juristas, Arabia Saudi.
Extraido de: Respuestas de la jurisprudencia para la mujer